Itinerario

La Marina de València

Recorrido:

Edificio del Reloj

Tinglado 2

Grúa Cabria

La Base

Plaça de l’Ona

Antiguo varadero

Veles e Vents

Docks

Pérgola


Responsable: Ramón Marrades Sempere. Director Estratégico de La Marina de València.


Punto de encuentro: La Pamela

LA RUTA

La Marina de València es el antiguo puerto de la ciudad, convertido en un espacio público de un millón de m2 abierto a la innovación y la náutica. El ayer, el hoy y el mañana conviven en el frente marítimo valenciano, a través de edificaciones que atestiguan  diferentes épocas y usos.

Los tinglados, el Edificio del Reloj, el antiguo varadero o el edificio Docks relatan el esplendor del histórico puerto comercial de València, que experimentó su transformación, modernización y apogeo en las primeras décadas del siglo XX. Estas infraestructuras portuarias, de inclinación modernista neobarroca, asociaron a València con el progreso y la modernidad. Hoy, obsoletas para su uso original, se recuperan para la ciudadanía. Como es el caso del Tinglado 2, recientemente rehabilitado y abierto a usos sociales como la gran plaza de Poblats Marítims.

El paseo por la dársena y el tiempo continúa con el edificio Veles e Vents, construido en 2006 y concebido como epicentro social de la 32 ª y 33ª America’s Cup celebrada en València; un evento internacional que propició la transformación de la dársena norte. Veles e Vents es una innovadora propuesta de los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez, galardonada en 2007 con el premio europeo LEAF Award.

De la misma época son las bases que se construyeron como sede para los equipos participantes en la prestigiosa competición de vela. Son construcciones modulares y versátiles que albergaban sus embarcaciones, oficinas e incluso gimnasios, cafeterías y terrazas. Actualmente estos espacios se reinventan para acoger usos relacionados con la innovación, la creatividad y la cultura. Un ejemplo: La Base, antigua sede del equipo Alinghi, que hoy es un espacio abierto a la ciudadanía donde se desarrolla una programación continua de actividades. La fachada acoge una intervención artística que se renovará anualmente con pinturas de muralistas internacionales afincados en València. La primera, y actual, es obra de Hyuro.

Con los amarres y el mar de fondo (estamos en una marina), el visitante prosigue su andadura hasta la antigua pérgola modernista, un elemento interesante por el relato que contiene: desde 2017, este escenario ha sido reactivado para programar conciertos diurnos y gratuitos a cargo de las tradicionales bandas de música y de agrupaciones locales e internacionales de distintos estilos, en una clara apuesta por el talento valenciano y la búsqueda de sinergias. Esta pequeña gran iniciativa ha permitido que miles de ciudadanos vuelvan a encontrar motivos agradables para venir a disfrutar de su marina.

Y, entre visita y visita, el viandante encuentra en La Marina de València un espacio público cada vez más amable y a la medida de las personas: kilómetros de carril bici, nuevas zonas verdes, parque de juegos infantiles, una  nueva señalética que informa y ordena el tránsito… y  un amplio recinto  donde está en proceso la creación de espacios como la Plaça de l’Ona o un skatepark, proyectos  co-diseñados con usuarios, vecinos y otros agentes del territorio.